aceite nuevo

Olimerca.- A pesar de las bondades que resultan para el campo el agua que está cayendo desde hace tres semanas en prácticamente toda la geografía nacional, la factura más inmediata es que el mes de Octubre se ha cerrado prácticamente con apenas elaboración de aceites nuevos y Noviembre va por el mismo camino, si es que siguen las lluvias.

En este contexto, sin aceites viejos de calidad y con partidas contadas de aceites nuevos de recolección temprana, los envasadores se están encontrando con nuevos repuntes de los precios en origen por parte de la oferta.

Así, en la semana del 5 al 9 de noviembre los aceites lampantes son difíciles de encontrar y en el caso de virgen extra viejo son muy pocas las bodegas con algo de existencias. Por ello no es de extrañar que el aceite para refinar cotice ya en los 2,45€/kg, y los extras viejos a partir de 2,90€/kg.

Aguantar esta situación es difícil sobre todo para los italianos que en estas fechas visitan de manera incansable almazaras, tanto de España como de Portugal, en busca de buenos aceites extras que no tienen este año ellos; y sobre todo con la política de pagar bien si el producto lo merece. Por ello, no es de extrañar que si hay partidas de virgen extra nuevo se están llegando a pagar hasta los 3.50€/kg.

Para los industriales españoles se les hace cuesta arriba pagar estos precios, sobre todo cuando la gran distribución ya está trasladando al lineal la bajada de precios de meses de atrás, y aventurando que los precios actuales son como una “gaseosa” que durará lo que tarden todas las almazaras en salir al campo a recoger la aceituna.

Así, nos enfrentamos a dos mercados: el inmediato con precios altos al no haber oferta y el de futuros donde ya se habla de 2,75/2,80€/kg.