Consumo realizará este año más de 1.400 controles de etiquetado y calidad sobre productos de alimentación

La campaña permitirá detectar posibles adulteraciones o fraudes, mejorando la calidad de los alimentos comercializados en Andalucía

PUBLICADO EL 19/04/2017

Olimerca.- Los servicios provinciales de Consumo de la Junta de Andalucía están desarrollando una campaña de inspecciones sobre productos alimentarios que se encuentran a la venta en Andalucía. En total, está previsto realizar más de 1.400 actuaciones para controlar su etiquetado, presentación y publicidad, así como la existencia de alteraciones, adulteraciones o fraudes en los productos comercializados, con el objetivo final de incrementar la calidad de los productos que están a disposición de la ciudadanía en los comercios andaluces.

Las actuaciones, que ya han comenzado, se prolongarán hasta el próximo mes de diciembre y están dirigidas a examinar alimentos como productos lácteos, hielo y agua, cereales, huevos, bebidas con o sin alcohol, carnes y derivados, productos dietéticos, conservas, frutas, verduras, alimentos estimulantes y derivados, harinas, pescados, mariscos y café en cápsulas, entre otros.

El trabajo del personal de inspección consistirá en comprobar que los productos a la venta cumplen con los requisitos básicos y generales de información, controlando su correcto etiquetado. Se comprobará el cumplimiento de la normativa y otros aspectos como la trazabilidad, que permite identificar a la empresa suministradora del alimento, y la información que ofrecen los alimentos sin envasar y los envasados.
 

Por otra parte, se tomarán 30 muestras de productos como aceitunas deshuesadas, potitos para alimentación infantil y especias (orégano y clavo), para su envío al Centro de Investigación y Control de la Calidad, dependiente de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), donde se realizarán controles y análisis para comprobar que se cumplen los requisitos de calidad.

El 50% de los controles se realizará sobre productos andaluces, y el otro 50% sobre productos procedentes de fuera de la comunidad autónoma. Asimismo, se prestará especial atención a los productos comercializados por los establecimientos situados dentro de los mercados de abastos municipales, así como a los negocios que comercialicen productos internacionales, para controlar que la información se presente en la lengua española oficial del Estado.

Esta campaña se desarrolla en el marco del Plan de Inspección de Consumo 2017, que comprende un total de 26 campañas dirigidas a garantizar y reforzar la protección de los derechos de las personas consumidoras y asegurar que los productos y servicios que están a la venta cumplen los requisitos de seguridad y calidad que exige la normativa vigente. El desarrollo del Plan supondrá más de 8.000 controles y la toma de aproximadamente 300 muestras en los diferentes establecimientos que se inspeccionen.

Balance 2016
En la última campaña de inspección realizada sobre este tipo de productos en 2016 se estudió el etiquetado de 1.271 productos en todo el territorio andaluz, detectándose irregularidades en aproximadamente el 14% (177 productos). Destaca que el nivel de incumplimientos en relación con el etiquetado de productos alimentarios mantiene una tendencia descendente en los últimos cinco años, pasando del 24% en 2012 al 14% en 2016. Por otra parte, durante el pasado año se realizaron 80 tomas de muestras para su análisis, entre las que se detectaron 17 incumplimientos (7 casos se debieron a irregularidades en parámetros físico-químicos que afectaban a la calidad del producto, y 10 a etiquetado), lo que supone un 21% del total. Hasta la fecha, se han iniciado expedientes sancionadores por un importe cercano a 67.000 euros.

Respecto al etiquetado, el mayor porcentaje de irregularidades se ha apreciado en frutas, verduras, setas y hortalizas (45,3% sobre el total de productos analizados en ese grupo de alimentos); pescados, mariscos y derivados (30,3%); grasas comestibles (30%); preparados de carne y carne picada (23,5%); bebidas no alcohólicas (20,8%); sopas, potajes y salsas (20,3%); aguas y hielos (20%).

Noticias relacionadas