Olimerca.- La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha reclamado al Gobierno el refuerzo de algunas partidas en los Presupuestos Generales del Estado para 2022. Con unos presupuestos expansivos, que crecen cerca del 5% en materia agraria, UPA considera que algunas partidas necesitan “un apoyo mayor”.

Entre esas partidas se encuentra la destinada a seguros agrarios, que en España apenas supera los 250 millones de euros, mientras en Francia las subvenciones superarán los 600 millones. Estos apoyos crecieron en los pasados presupuestos, y lo hacen levemente para 2022, pero, recuerdan desde UPA, deben ser reforzados todavía más habida cuenta del recrudecimiento de las catástrofes meteorológicas derivadas del cambio climático. “Los Gobiernos autonómicos deben también aportar en esta materia”, recuerdan.

Asimismo, UPA también ha calificado de “totalmente insuficiente” la partida destinada a financiar el Plan Renove de maquinaria agrícola. Este apartado queda congelado respecto a los presupuestos de 2021 en 6,55 millones de euros, este año se agotó en 24 horas. “Este asunto es imprescindible para renovar el parque de maquinaria y poder cumplir así con las crecientes exigencias en materia medioambiental y de eficiencia energética”, recuerdan desde UPA, por lo que piden a las fuerzas políticas que amplíen esa partida.

La organización agraria valora positivamente el refuerzo de las partidas destinadas a la modernización de regadíos y a la sanidad animal y vegetal. Sin embargo, cree que hay que apoyar más firmemente la I+D+i para el campo teniendo siempre claro el criterio de que la agricultura de pequeña y mediana dimensión es la que necesita y merece un mayor soporte para que “nadie quede atrás”.

Agricultura familiar
UPA ha analizado también las partidas destinadas al Ministerio para la Transición Ecológica, donde destacan la necesidad de reforzar el modelo de agricultura y ganadería familiar, como el más sostenible y el que aporta mayores beneficios en cuanto al desarrollo sostenible. “Cada euro invertido en el modelo sostenible revierte en enormes beneficios sociales”, aseguran.

Para UPA, el apoyo a las energías renovables en explotaciones agrícolas y entornos rurales, así como la financiación a programas que aborden la lacra de la despoblación son algunas de las claves para el futuro del campo y del medio rural.