Olimerca.- Semana de total apatía en el mercado del aceite de oliva en España. Los distintos operadores y corredores coinciden en señalar el total parón de la demanda por parte de los grandes industriales envasadores que en estos momentos están más preocupados por asimilar el aumento de costes del aceite en origen y el traslado de las subidas en la gran distribución.

No hay que olvidar que las bodegas de los grandes envasadores tienen en estos momentos un volumen de aceite más que suficiente como para aguantar un mes sin tener necesidad de nuevos contratos de compra.

Mientras tanto, las almazaras y cooperativas intentan aguantar esta tensión que genera la ausencia de demanda para que esta caída de las salidas no se traduzca en una flexión de los precios a la baja. De momento, los argumentos actuales juegan a favor de la producción y con ello hay una gran seguridad de que los precios no van a ceder en el corto plazo. De hecho, esta semana tenemos que seguir hablando de repetición de precios en todas las categorías.

Tan sólo habrá que estar atentos a las salidas de aceite en los próximos cuatro meses para poder actuar pensando ya en la próxima cosecha.

Otro dato importante vendrá en los próximos días, cuando se conozca si se prorroga la suspensión de los aranceles al aceite de oliva y la aceituna de mesa. Estos aranceles supondrían de nuevo un retroceso en las salidas de aceite envasado con origen España y con destino a Estados Unidos y al mismo tiempo provocaría un aumento de las importaciones de aceite de oliva de terceros países.