Presentación del estudio.

Olimerca.- Tras 18 meses de ensayos, se ha abierto una nueva vía para la prevención del Alzhéimer a través de una dieta con aceite de orujo de oliva. Ésta es una de las conclusiones del estudio “Protección frente a la enfermedad de Alzhéimer mediante la atenuación de la activación de la microglía por el aceite de orujo de oliva”, realizado por el Instituto de la Grasa del CSIC y la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva, Oriva.

Estos resultados se presentaban ayer, 19 de noviembre, en Madrid, de la mano de su investigador principal, el doctor Javier Sánchez Perona, quien señalaba que han demostrado que “los compuestos bioactivos del aceite de orujo de oliva (ácido oleanólico, tocoferol y sitosterol, pueden tener un efecto protector frente al Alzhéimer, atenuando la activación de la microglía”.

En la primera fase del estudio, en la que las células han sido estimuladas con lipoposacáridos (LPS), la reducción de los marcadores de inflamación en microglía ha sido de entre un 50% y un 95%. En la segunda fase, donde las células han sido estimuladas con lipoproteínas ricas en triglicéridos (TRL), la reducción ha alcanzado entre el 100% y el 185%

Sánchez Perona ha destacado que esta investigación “supone un nuevo hito al demostrar una hipótesis de investigación inédita hasta el momento. Lo principal es que hemos constatado que el transporte de la grasa en la dieta puede contribuir a desarrollar la enfermedad, y por tanto, podemos aprovechar estas lipoproteínas a modo d Caballo de Troya para suministrar al cerebro compuestos con actividad anti-inflamatoria”.

Asimismo, según ha señalado el investigador, para seguir avanzando en esta línea, el estudio continuará con una segunda etapa prevista que consiste en ensayos clínicos para demostrar si estos efectos son replicables en humanos