Vicepresidenta ejecutiva Margrethe Vestager.

Olimerca.- La Comisión Europea ha adoptado un Marco Temporal que permite a los Estados miembros utilizar plenamente la flexibilidad prevista en las normas sobre ayudas estatales con el fin de respaldar la economía en el contexto del brote de Covid-19.

Este Marco Temporal permite a los Estados miembros garantizar que las empresas, sean del tipo que sean, dispongan de suficiente liquidez y preserven la continuidad de la actividad económica durante y después del brote de Covid-19.

La vicepresidenta ejecutiva Margrethe Vestager, ha indicado que “el impacto económico del brote de Covid-19 es grave. Hemos de actuar con rapidez para gestionarlo en la medida de lo posible, y hemos de hacerlo de manera coordinada. Este nuevo Marco Temporal permite a los Estados miembros utilizar plenamente la flexibilidad prevista en las normas sobre ayudas estatales con el fin de respaldar la economía en este difícil momento”.

Tipos de ayuda

  • Subvenciones directas, ventajas fiscales selectivas y anticipos: los Estados miembros podrán establecer regímenes para conceder hasta 800.000 euros a una empresa a fin de hacer frente a sus necesidades urgentes de liquidez.
  • Garantías estatales para préstamos concedidos por bancos a empresas: los Estados miembros podrán ofrecer garantías estatales para garantizar que los bancos sigan concediendo préstamos a los clientes que los necesiten.
  • Préstamos públicos bonificados a las empresas: los Estados miembros podrán conceder a las empresas préstamos con tipos de interés reducidos. Estos préstamos pueden ayudar a las empresas a cubrir necesidades inmediatas de capital circulante e inversión.
  • Salvaguardas para los bancos que canalizan la ayuda estatal a la economía real: algunos Estados miembros tienen previsto aprovechar las capacidades crediticias de las que disponen los bancos y utilizarlas para canalizar el apoyo a las empresas, en particular a las pequeñas y medianas empresas. El Marco deja claro que esta ayuda se considera ayuda directa a los clientes de los bancos, no a los propios bancos, y ofrece orientaciones sobre cómo garantizar que el falseamiento de la competencia entre las entidades bancarias se reduzca al mínimo.
  • Seguro de crédito a la exportación a corto plazo: el Marco introduce una mayor flexibilidad en cuanto a la forma de demostrar que determinados países presentan riesgos no negociables, permitiendo así que el Estado ofrezca, en caso necesario, seguros de crédito a la exportación a corto plazo.

Este Marco estará vigente hasta finales de 2020.