Banderas EEUU - UE

Olimerca.- Las negociaciones comerciales entre el gobierno de Estados Unidos y de la Comisión Europea parece que no están dando los frutos deseados. Así, por lo menos lo estiman representantes de distintos países miembros que han manifestado su malestar por la ausencia de información acerca del proceso negociador entre ambos gobiernos.

Según recoge Euroactiv, los primeros encuentros entre la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en Davos (Suiza) a fines de enero, parece que no fueron tan positivos como se quiso trasladar a la opinión pública.

Se esperaba que Von der Leyen viajara el 6-7 de febrero, pero, en cambio, envió a su comisionado de Comercio, Phil Hogan, y al Alto Representante para Asuntos Exteriores . Algunos políticos consideran que en la mesa negociadora está pesando una prioridad de Von der Leyen: defender los intereses automovilísticos de Alemania, frente a unos futuros aranceles.

Trump amenazó a Von der Leyen afirmando que "'si no obtenemos algo, tendré que tomar medidas y no descarto imponer aranceles muy altos a los automóviles y a otros productos que entren en nuestro país "

Un alto funcionario de la UE ha afirmado que ajustar las medidas sanitarias y fitosanitarias podría representar una "puerta trasera" para superar el estancamiento de las negociaciones UE-EE. UU. Una línea roja en estos momentos para los europeos.
No obstante, los políticos europeos son escépticos sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo con los Estados Unidos sin un nuevo mandato que incluya productos agrícolas.

Según el Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue, los cambios en las barreras regulatorias no serían suficientes, ya que su objetivo es equilibrar el déficit comercial agrícola de $ 12 mil millones de Estados Unidos con la UE.

España entra a negociar
En paralelo a esta negociación a alto nivel, los ministros españoles de Asuntos Exteriores y Comercio, Arancha González y Reyes Maroto, viajarán a los Estados Unidos en los próximos días.

Maroto ha expresado previamente sus preocupaciones a Hogan sobre el posible aumento de tarifas en el sector agroalimentario, que considera "injusto" para los agricultores españoles.

Las autoridades españolas han recordado que España no tiene un superávit comercial con los Estados Unidos en bienes, y qué su participación en Airbus fue de menos del 5%.