Olimerca.- Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha analizado el flujo de exportaciones agroalimentarias a Reino Unido entre enero y febrero y alerta de las fuertes caídas en la exportación de determinados productos con respecto los mismos meses del año 2020. En el caso del aceite de oliva, la caída llega hasta el 35%.

Asimismo, la organización hace hincapié en que las incertidumbres actuales en torno al comercio con el país anglosajón, sobre todo con respecto a los controles sanitarios y fitosanitarios en frontera, podrían provocar una bajada mayor de la exportación.

Consideran que existe especial preocupación en el sector en torno a la necesidad de disponer de certificados sanitarios y fitosanitarios de exportación para determinados productos, necesarios a partir del 1 de abril y cuya burocracia podría ralentizar todavía más el ritmo de exportación y, de mantenerse en el tiempo, podría suponer un fuerte impacto para el sector agroalimentario estatal.

Las incertidumbres actuales en torno al comercio con el país anglosajón, sobre todo con respecto a los controles sanitarios y fitosanitarios en frontera, podrían provocar una bajada mayor de la exportación

Unión de Uniones recuerda que Reino Unido es uno de los principales socios comerciales de España a nivel agroalimentario, suponiendo un 8% del total de las exportaciones españolas y ocupando el quinto puesto en el ranking de exportaciones del país a nivel UE con un total de 4.000 millones de euros y un saldo positivo de 2.920 millones según los últimos datos oficiales del Ministerio.

Defensa del modelo productivo europeo 
En opinión de Unión de Uniones, los servicios diplomáticos estatales deben actuar para restablecer y consolidar estos flujos comerciales, incentivando la compra de los ciudadanos y empresas británicas de productos españoles. 
La aprobación por parte de la UE del Acuerdo Comercial con Londres podría dotar a la Unión de herramientas para defender sus intereses antes posibles incumplimientos de Reino Unido en las condiciones pactadas para el Brexit.

La organización espera que las autoridades europeas hagan uso de estos instrumentos si se obstaculizan o distorsionan las relaciones comerciales desde el lado británico.

En este sentido, y ahora que la UE ha presentado su nueva estrategia comercial para los próximos años, la organización reclama “que se defienda el modelo productivo europeo aplicando de manera tajante el principio de reciprocidad en materia fitosanitaria y de condiciones laborales en la firma de acuerdos con terceros países, revisando pormenorizadamente estos capítulos y no firmando aquellos tratados que incumplan estas condiciones y supongan una competencia desleal para los productores europeos”.