Olimerca.- La Agencia de Información y Control Alimentarios acaba de dar a conocer su balance provisional acerca del comportamiento del mercado del aceite de oliva en el mes de julio, en el que pone de manifiesto por una parte el buen comportamiento de las salidas durante toda la campaña, pero reflejando también que en este año los meses de junio y julio se han comportado por debajo de los volúmenes que se alcanzaron el año anterior,.

Respecto a las existencias finales que en estos momentos almacenan las almazaras y los envasadores el informe de la AICA recoge el dato de los altos stocks que tiene la industria envasadora y refinadora: 254.000 toneladas, aunque ya se observa una clara tendencia a la baja a medida que nos vamos aproximando a la próxima campaña; mientras que las almazaras son las que van más justas en sus bodegas con tan sólo 355.000 toneladas de aceite.

Las cifras son muy claras. El pasado mes las salidas de aceite de oliva superaron las 121.000 toneladas, en la misma línea que en junio (120.000 ton), llegando ya a casi el 1,4 millón de toneladas en esta campaña; pero con cifras inferiores a las que ser llegaron a alcanzar en junio y julio de 2020 cuando las mismas se situaron en las 147.00 ton y las 155.000 ton respectivamente,

Ante estos datos habrá aquellos que vean la botella medio llena y otros que la vean media vacía. Sin duda que son buenos datos respecto al comportamiento del mercado, y sobre todo si tenemos en cuenta la evolución de los precios desde primeros de 2021, pero también no habrá que perder de vista las referencias del pasado cuando el sector fue capaz de superar las 155.000 toneladas en un mes de julio.  

En resumen, un buen comportamiento del mercado, pero que el mismo no sirva de complacencia para olvidarnos de los retos que tiene el conjunto del sector de superar la caída del consumo en el mercado nacional y sobre todo recuperar la confianza del consumidor.