Jornada sobre sostenibilidad en la producción de aceite de palma.

Olimerca.- Con el objetivo de abordar todos los aspectos relacionados con la vertiente medioambiental en la producción de aceite de palma, su grado de implantación y su futuro, la Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible ha celebrado en Madrid un seminario titulado ‘Aceite de palma: El imperativo de la sostenibilidad’. En él se han dado cita cerca de un centenar de responsables de calidad y de sostenibilidad pertenecientes a empresas de la industria alimentaria y de distribución.

Roberto Torri, presidente de la Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible, ha lamentado que en el contexto actual las noticias positivas del aceite de palma “no venden” y “por razones de marketing o por desinformación, algunas empresas se han apresurado a dejar de fabricar con aceite de palma, y lo utilizan como reclamo”.

Desde la Fundación se ha lanzado un mensaje al sector sobre el aceite de palma: “los estudios científicos señalan que el aceite de palma no entraña riesgos para la salud, y no hay ningún organismo nacional ni internacional que haya prohibido o limitado su uso”.

Asimismo, se ha reafirmado su apuesta por el aceite de palma sostenible, el cual “necesita mucha menor cantidad de tierra para ser cultivado, y es entre cinco y seis veces más productivo que otros aceites”. El presidente de la Fundación Española ha declarado que “esperan ser un actor importante hacia el objetivo de desarrollo sostenible”, y actualmente “la palma es el aceite que más certificación tiene respecto a todos los demás”.

¿Por qué apostar por el aceite de palma sostenible?
Éste ha sido el título de la ponencia de Luis Guijarro, periodista medioambiental, que ha destacado que “algo está cambiando y el aceite de palma está aquí para quedarse”. Entre otros estudios, Guijarro se ha referido al informe ‘Setting the Biodiversity Bar for Palm Oil Certification’ (Estableciendo la barra de biodiversidad para la certificación del aceite de palma), del Comité Nacional de los Países Bajos de la IUCN, en el que la RSPO alcanza casi el 70% de la puntuación máxima para la protección de la biodiversidad y un poco más del 85% para el nivel de garantía.

A partir de ahí, esta entidad anima a los participantes en la cadena de suministro de aceite de palma, compradores e inversores, a exigir que el aceite de palma con el que tratan cuenta con el certificado RSPO.

Trazabilidad
Presentar de forma pormenorizada los estándares de trazabilidad, los tipos de membresía y el modelo que establece la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible ha sido lo que Josep Beltrán, auditor de sistemas de gestión de sostenibilidad en Intertek, ha hecho en la siguiente ponencia del seminario. La visión de RSPO es “transformar los mercados haciendo de la palma sostenible la norma”, ha recordado.

Ha indicado que RSPO revisa sus Principios y Criterios cada cinco años, y es así que “el estándar de plantaciones se cambió en 2018, mientras que el estándar de custodia está a punto de cambiarse”. Beltrán ha manifestado que ahora “hay grandes marcas de supermercados que piden cada vez más productos sostenibles, y esta tendencia clara en los países del norte de Europa está empezando a calar en España”. De ahí que ha opinado que “hacer hincapié en que el sector retail abogue por el aceite de palma sostenible es claro. Mientras más lo impulse, mayor será su demanda”.

La jornada ha finalizado con la mesa redonda titulada ‘La sostenibilidad, un factor crítico de negocio’, que ha estado moderada por Horacio González-Alemán, asesor ejecutivo de la Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible, y en la que han participado José Ángel Olivero, director de ventas de LIPSA, Marisol Mimbrera, directora de ventas y compras de Gracomsa Alimentaria; y Álvaro Trevejo, director técnico y de acreditación de BM TRADA. Todos han coincidido en concienciar y alentar en que el aceite de palma sea 100% sostenible y el gobierno nacional se una cuanto antes a este compromiso.