Olimerca.- La Sectorial Nacional del AOV con Denominación de Origen se ha reunido en el Senado con los presidentes de las Comisiones de Agricultura y Sanidad y Consumo, María Macías y Modesto Mesura, respectivamente, a quienes les han trasladado la necesidad de un mayor esfuerzo en la UE por parte de España para que los etiquetados nutricionales, incluido NutriScore, otorguen al aceite de oliva virgen y virgen extra su máxima clasificación nutricional, así como la necesidad de cambiar el enfoque de competitividad de los productos agrícolas españoles.

Los representantes de la Sectorial del AOV han destacado que “da la impresión de que el Ministerio de Consumo insiste en destrozar la imagen saludable de los aceites de oliva españoles, y que de nada sirve el anuncio hecho de excluir a los aceites de oliva del NutriScore en el mercado español, ya que en el mercado europeo se seguiría clasificando al mismo nivel que los aceites de colza y nuez algo que, afirmaron, significa un fraude al consumidor, al tiempo que supondría un absoluto desastre para la imagen de los aceites de oliva”.

Se ha solicitado que, desde el Senado, se trabaje buscando que este superalimento esté en la categoría A para el AOVE y AOV, y la B para el “aceite de oliva”, y no se pida la exclusión, “ya que ello supondría sembrar una sombra de duda sobre su calidad para la salud”

Solo de esta manera, añaden, “ante la evidencia científica, se cortarían de raíz las especulaciones sobre un producto que es piedra angular de la dieta mediterránea y la alimentación saludable”.

Recuerdan también que este sistema ya funciona en Bélgica y Suiza, y han mostrado interés Alemania y Holanda. Utiliza un código de cinco letras y cinco colores (de la A a la E y del verde oscuro al naranja oscuro) para informar a los consumidores en función de la calidad nutricional (de mejor a peor, respectivamente). Está previsto que el sistema de clasificación nutricional Nutri Score se aplique en España en el segundo semestre de 2021.

María Macías,presidenta de la Comisión de Agricultura, en nombre de la Comisión y del Grupo Socialista en el Senado, ha asegurado que “desde el Gobierno de España nunca se admitirá la implantación de un sistema de etiquetado que perjudique a los productos españoles, y que se buscará aquel sistema que se ajuste a los criterios científicos, abundando en que no es admisible el apoyo e implantación de un sistema de etiquetado que, yendo en contra de la ciencia, destrozaría la imagen de los aceites de oliva virgen y virgen extra españoles”.

Estrategia comercial
En materia de competitividad, y estableciendo entre los pilares fundamentales para desarrollo comercial de los aceites de oliva sus bondades para la salud, desde la Sectorial han insistido en la necesidad de un cambio en la estrategia comercial de los productos agrícolas y alimenticios de España y la UE, basando ésta en la calidad y la diferenciación, en la que las denominaciones de origen se han demostrado como una herramienta fundamental, reconocida en el mercado global como el mejor, más complejo, completo y seguro sistema de calidad existente en los productos alimenticios que, además, ayuda a generar riqueza en las zonas rurales, brindando un futuro a sus habitantes y evitando así su despoblamiento.