Olimerca.- Las graves consecuencias que están sufriendo los agricultores europeos debido a las olas de sequía que se están produciendo ha llevado a la Comisión Europea a adoptar una serie de medidas de apoyo. Entre ellas figura un aumento de los topes máximos para los anticipos de la PAC y de excepciones en determinados requisitos del “pago verde”.

En este sentido, los agricultores europeos tendrán disponible, a partir de mediados de octubre hasta el 70% de sus pagos directos y el 85% de los pagos de desarrollo rural, lo que les permitirá mejorar su flujo de caja.

Tras la última revisión del Registro de Pagos Directos y Horizontal, los Estados miembro podrán iniciar el pago de los anticipos de la PAC a partir del 16 de octubre

Por otra parte, se permitirán excepciones a determinados requisitos para el cobro del Pago Verde. Éstas se aplicarán a la diversificación de los cultivos y a las normas sobre las zonas de interés ecológico en relación con las tierras retiradas de la producción. También podría considerarse la adopción de otros tipos de excepciones a la “ecologización”, lo que permitiría a los agricultores una mayor flexibilidad en la producción forrajera.

Según el Comisario de Agricultura, Phil Hogan, “estas prolongadas condiciones meteorológicas son motivo de preocupación para nuestros agricultores. La Comisión mantendrá estrechos contactos con los Estados miembros y evaluará la situación sobre el terreno. Como siempre, estamos dispuestos a ayudar a los agricultores afectados por la sequía. Por eso hemos decidido introducir mayores anticipos de pago y excepciones a determinadas normas de ecologización”.

Además de evaluar y analizar continuamente la sequía y su impacto a través de satélites europeos, la Comisión está en contacto con los Estados miembros para recibir información actualizada sobre las consecuencias de la sequía para los agricultores y a un nivel más local.