Juan Salas Gomez

Olimerca.- El pasado 7 de noviembre nos ha dejado nuestro amigo Juan Salas Gómez, olivicultor, hijo de olivicultor, enamorado del aceite y del olivar y además fue el primer jefe de panel del Laboratorio Agroalimentario de Córdoba.

Nacido en Porcuna (Jaén) el 4 de febrero de 1948 y criado entre olivos. Solía decir que su primer recuerdo de la cata es el de los molinos de Porcuna. Juan aprendió a catar antes que a leer.
Estudió Química en la Universidad de Granada y tras una estancia en el Instituto de la Grasa, fue reclutado para trabajar en el Laboratorio Agroalimentario de Córdoba, entonces incipiente, siendo el primer trabajador que se incorporó a esta Institución. Fue pionero en el análisis agroalimentario y como él decía, por ser el primero, pudo elegir dedicarse a lo que más le gustaba: el aceite de oliva.

Fue responsable del área de análisis físico-químico de aceites y fue el primer jefe de panel del Laboratorio Agroalimentario de Córdoba, puesto que ostentó hasta su jubilación.
Muy activo en grupos de trabajo de organismos como el Ministerio de Agricultura y el Consejo Oleícola Internacional. Experto catador, comunicador de las bondades del aceite de oliva virgen. Vinculado siempre al mundo agrario, al olivar y al aceite de oliva, defendió la revolución de la calidad para lograr que nuestros aceites de oliva virgen extra fuesen competitivos.

Buena persona, noble, amigo de sus amigos e incluso de sus enemigos... le recordamos por su sentido del humor, su cercanía y su pasión por el campo y el aceite de oliva.

Descanse en paz