La presentación de este Grupo Operativo se ha celebrado en la Universidad de Almería.

Olimerca.- La Universidad de Almería ha acogido recientemente la presentación del proyecto Grupo Operativo “Huella del Agua en el sector ecológico Andaluz” en un taller coorganizado por Ecovalia y el ceiA3 cuyo objetivo es impulsar la participación de agentes del sector en la problemática del agua en los cultivos; facilitar sinergias entre universidad y el sector; compartir los resultados de la innovación en el ámbito universitario e implicar a agentes del sector.

Manuela Jiménez, de la Asociación Valor Ecológico-Ecovalia, ha sido la encargada de presentar el Grupo Operativo del ceiA3 “Huella del Agua en el sector ecológico”. A continuación, Carmen Flores, investigadora de la Universidad de Córdoba, ha mostrado las actividades y metodología que se están utilizando en este proyecto destacando los resultados obtenidos en el riego de cítricos.

En el taller de investigadores han participado investigadores ceiA3 de la Universidad de Almería, de la Universidad de Córdoba y del IFAPA: Mª Carmen Salas (Ingeniería Rural AGR 198 UAL), Manuel Jiménez (Recursos Naturales AGR 144 IFAPA), María Teresa Lao (Sostenibilidad de sistemas protegidos hortícolas y ornamentales AGR 242 UAL), Miguel Ángel Gómez (GO 4Retornos. Producción Vegetal en Sistemas de Cultivos Mediterráneos AGR 200 UAL) y Pilar Montesinos (Hidráulica y Riegos AGR 228 UCO), los cuales han presentado proyectos en los que están trabajando en relación con el agua.

Para finalizar la jornada se estableció un debate moderado por Isabel Parras de la Oficina de Proyectos Internacionales del ceiA3, donde los participantes dialogaron sobre los elementos a tener en cuenta para la implantación de sistemas de riego eficientes; valoración de infraestructuras de riego existentes en la zona; contribución de los sistemas de monitorización y control de riego a la mejora de la fertilidad de los suelos bajo manejo ecológico y las mejoras que permiten optimizar la eficiencia del riego.

Algunas de las propuestas que se establecieron fueron la necesidad de formación en tecnologías de la información y la comunicación como herramientas de acceso y gestión de la información; mejorar la conectividad de datos; concienciar tanto a agricultores como a consumidores para poner en valor los productos a través de la divulgación y comunicación a la sociedad o la utilización de sondas y tensiómetros para hacer un uso eficiente del agua.