Aforo de cosechas GEA

Olimerca.- La próxima campaña 2018/19 va a ser determinante para nuestro sector español, tanto productores como exportadores. Si se confirman las buenas estimaciones sobre la producción mundial de aceite de oliva que podría alcanzar las 3.100.000 toneladas, según el aforo realizado por el Departamento de Estudios Oleícolas del Centro de Excelencia de Aceite de Oliva de GEA (CEAO) España volverá a contar con la mitad de la producción mundial gracias a un aumento del 26 por ciento en la producción, hasta alcanzar las 1.580.000 toneladas.

Según este estudio, las 11,8 millones de hectáreas de olivar repartidas por los cinco continentes alcanzarán una producción de aceituna cercana a los 18,9 millones de toneladas en la próxima campaña. En este sentido, hay que destacar lo anormal de la distribución de producción en los grandes países productores ya que “el único que incrementará la producción en la próxima campaña será España, que volverá a aglutinar después de cuatro campañas más de la mitad de la producción mundial de aceite de oliva”, señala Rafael Cárdenas, director del CEAO de GEA.  No obstante, los ocho principales países olivareros ofrecerán el 87,4% de la producción mundial de aceite de oliva.

España registrará un gran aumento de más del 26% con respecto a la anterior campaña, llegando a una producción de 1.580.000 toneladas. Grecia volverá a ser el segundo mayor productor con 230.000 toneladas, aunque reducirá la producción con respecto a la pasada campaña en un 33%. La sorpresa viene de parte de Turquía que, con 220.000 toneladas (16,35% menos que la campaña pasada), se situará en tercera posición debido a bajada de producción de Italia (en la campaña 2016/17 ya estuvo en segundo lugar de los países productores). Por su parte, Italia producirá un 50% menos, rondando las 200.000 toneladas, lo que relega al país a la cuarta posición.

Italia, por tercera vez en su historia, baja hasta la cuarta posición de los países productores de aceite de oliva

En quinta posición estará Túnez, con un descenso respecto al año pasado de más del 40%, situándose en 165.000 toneladas. El sexto productor será Portugal, que se situará en 115.000 toneladas, confirmando un descenso del 14% respecto a la campaña récord del año pasado. El séptimo lugar de la lista correspondería a Marruecos, que barajaría la producción con respecto al año pasado en un 21,4% quedándose en la nada despreciable cifra de 110.000 toneladas de aceite de oliva. Por último, Siria mantiene la producción de la campaña anterior con 100.000 toneladas.

No obstante, hay que destacar que Italia, por tercera vez en su historia, baja hasta la cuarta posición de los países productores de aceite de oliva, agudizando la tendencia en el descenso en la producción que se viene produciendo durante la última década.

Turquía, pese a bajar la producción con respecto a la última campaña, mejora la media de los últimos diez años y consolida la tendencia de incremento de producción.

España incrementará su producción de forma notable, muy por encima de la media de los últimos cinco años. Esto amortiguará la bajada de producción de los países del Mediterráneo, y hará que la producción mundial solo descienda un 6% en la próxima campaña. “La hegemonía de España en el sector del aceite de oliva se agudizará en esta próxima campaña, en la que reforzará aún más su liderazgo mundial en el sector oleícola” explica Rafael Cárdenas.