Olimerca.- El pasado 4 de abril, la Comisión ha publicado el último informe de perspectivas a corto plazo para los mercados agrícolas de la UE. El informe concluye que la agresión militar de Rusia contra Ucrania ha perturbado significativamente los mercados agrícolas mundiales. Esto ha creado más incertidumbre con respecto a la disponibilidad futura de granos y semillas oleaginosas, y ha agregado una capa de inestabilidad a los mercados ya tensos.

En el sector del aceite de oliva, el informe comunitario recoge que contrariamente a las estimaciones iniciales de una cosecha promedio, la actual campaña 2021/22 se va a cerrar con una producción de aceite de oliva en la UE en torno a los 2,3 millones de t (+10%) interanual, impulsado por rendimientos de la aceituna superiores a la media). Los aumentos en España (7%), IT (20%) y una cosecha récord en PT (+106%, más de 200 000 t) están contribuyendo a ello, mientras La producción de Grecia podría caer en 60 000 t (-22%). Combinado con los stocks finales de la campaña anterior, la disponibilidad inicial en 2021/22 es un 5% más alta (11% por encima del promedio de 5 años).

La producción de aceite de oliva también se recuperó en los países no pertenecientes a la UE. Túnez reportó un aumento del 70% (+100 000 t), Marruecos 25% (+40 000 t) mientras que la producción en Turquía se mantuvo estable. Por lo tanto, el mercado global está bien abastecido. Los precios al productor se mantienen muy por encima del promedio en Grecia y España. Allí, los precios del aceite de oliva virgen extra rondan los 320-330/100 euros/kg (12% por encima de la media de 5 años).

El informe comunitario recoge que contrariamente a las estimaciones iniciales de una cosecha promedio, la actual campaña 2021/22 se va a cerrar con una producción de aceite de oliva en la UE en torno a los 2,3 millones de tn

Comportamiento de la exportación
Respecto a los precios de exportación también están al alza. En el año natural 2021, la media de la UE valor unitario de las exportaciones de aceite de oliva creció un 25% interanual y alcanzó más de 4000 euros/t en diciembre. Ante el incremento de costos de insumos y transporte, el costo del envasado, combinados con una mayor demanda de aceite de oliva como sustituto de otros aceites vegetales que actualmente están experimentando un aumento en precios, es probable que los precios del aceite de oliva se mantengan altos.

No obstante, han caído las exportaciones a EE.UU., nuestro principal destino de exportación oct-dic (-8%). Esto es debido a la reposición que tuvo lugar en el mismo período el año pasado después de la eliminación de los aranceles estadounidenses

Sin embargo, se podría esperar cierta reversión más adelante en 2022. Mientras tanto, los mercados asiáticos podrían seguir creciendo, pero cualquier crecimiento en las exportaciones de la UE podría verse limitado por el aumento de los precios y el debilitamiento del poder adquisitivo. En 2021/22, se espera que las exportaciones de la UE se debiliten en comparación con la última campaña (-3%) y podrían alcanzar alrededor de 780 000 t, suponiendo flujos aún más débiles en los próximos meses.

Una mayor disponibilidad en países no pertenecientes a la UE podría respaldar las importaciones de la UE, especialmente desde Túnez. Debido a los precios más bajos al productor en estos países, estas importaciones también podrían desempeñar un papel en la obtención de contratos en algunos mercados más sensibles a los precios. El consumo de la UE podría crecer (+7%) a pesar de que actualmente los precios son más altos, ya que los precios de otras grasas (por ejemplo, aceites vegetales y mantequilla) aumentan aún más. Esto crea oportunidades para el aceite de oliva como sustituto en la cocina casera, el servicio de alimentos o la fabricación de productos enlatados.

En este contexto de mayor disponibilidad inicial combinada con menores exportaciones y a pesar de un mayor consumo de la UE podría conducir a mayores existencias finales (alrededor de 700 000 t).