Olimerca.- Ante la propuesta de prohibir la venta de aceite de oliva virgen extra (AOVE) en envases de plástico del Proyecto de Real Decreto de Norma de Calidad del Aceite de Oliva y de Orujo de Oliva del Ministerio de Agricultura, el Clúster del Plástico de Andalucía la rechaza de forma contundente.

Afirma que “carece de sentido prescindir de un tipo de envase que goza de numerosas ventajas frente al vidrio, el metal o la cerámica”. Añade que el PET, el material plástico más utilizado en el envasado de AOVE, es totalmente seguro y mucho más económico que otras alternativas. Se trata de un material seguro, inerte y libre de Bisfenol A, que protege al AOVE de agentes externos”.

“Carece de sentido prescindir de un tipo de envase que goza de numerosas ventajas frente al vidrio, el metal o la cerámica” afirman desde el Clúster del Plástico de Andalucía

La gran ventaja del plástico respecto a otras alternativas es que su coste es mucho menor, indican desde el Clúster y destaca que “el factor precio es fundamental, ya que aceites de oliva de calidades inferior y otros tipos de grasas alimentarias no estarían sujetos a esta prohibición, lo que les confiere una enorme ventaja en cuanto a precio y competitividad en el mercado”. De esta forma, añaden que “una medida que teóricamente busca favorecer el aceite de oliva virgen extra podría acabar reduciendo su consumo y afectando de forma significativa a la renta que perciben los agricultores”. Además, afirma que “el uso de material plástico como packaging es mucho más sostenible que el vidrio”.

El Clúster del Plástico de Andalucía admite que se utilice el envase de vidrio y su material, como estrategias de Marketing y diferenciación para atraer al consumidor, pero “en ningún caso que sean los argumentos que sustentan los criterios de la nueva legislación de uso obligado para todo el sector, en este caso del AOVE, argumentos apoyados en la alarma social generada injustamente contra el plástico, que más que apoyar a la cultura del reciclado parece que pretendiera que las industria se adapte al usar y tirar”.

Consecuencias
Las consecuencias que se perciben desde el Clúster del Plástico de Andalucía son trágicas desde el punto de vista de generación empleo estable, ya que el sector industrial del plástico genera miles de puestos de trabajo.

Finalmente, concluye que “si lo que se pretende es erradicar un problema, es necesario solventar la causa que lo produce, y no contrarrestar sus consecuencias. El problema no es el plástico, sino la mala gestión de sus residuos”. Por ello, desde el Clúster del Plástico de Andalucía abogan por aumentar la sensibilización entre la sociedad en lugar de llevar a cabo prohibiciones de uso.